Dulces Sueños - Donde ser pequeñ@ aún es posible

welcome

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industrys standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book. It has survived not only five centuries, but also the leap into electronic typesetting, remaining essentially unchanged. It was popularised in the 1960s with the release of Letraset sheets containing Lorem Ipsum passages, and more recently with desktop publishing software like Aldus PageMaker including versions of Lorem Ipsum.

Costumbres de la vida



La vida acostumbra a ser paciente, delicada y cariñosa, cálida y también fría. Deja pedacitos de su propia alma esparcidos por rincones, calles y balcones, parques, cines y bares, entre algunas miradas, algunas sonrisas y algunas palabras que se dejaron escapar por ese interlocutor descuidado. No dice qué hacer ni cómo, ni siquiera por qué, pero allá donde pisa siempre deja pequeños pedacitos de destellos y brillos que atraen la atención de atentos observadores o afortunados despistados. 

Ella sabe que el sol brilla de la misma manera para todos, que la libertad se anhela en todas partes por igual, que la palabra amor significa lo mismo y que el odio siempre hace daño. Reconoce que no todo es fácil, pero que siempre hay causas por las que luchar, por las que vencer e incluso por las que merece la pena caer. Es consciente de que la realidad se ha vuelto tan compleja que cada vez es más complicado sostenerla con sólo un par de manos. Demasiados ruidos, demasiadas imágenes, demasiadas historias mal contadas y mentiras bien hiladas que distraen de lo importante, de lo que merece cada una de nuestras miradas y sonrisas, de nuestros esfuerzos y energías. 

Lo sabe pero no puede gritarlo. 

No porque nunca tuvo una voz fuerte o potente, sino tranquila y suave. No porque ahí siempre el volumen es tan alto que no se oyen los pájaros. No porque gritando la gente nunca se entiende. No porque tampoco es quien para hacerlo. Por eso, susurra y reparte lágrimas de esperanza entre las grietas de terror y rencor que la gente ha ido abriendo. Por eso toca delicadamente las mejillas de los transeúntes. Por eso juega entre las nubes que anuncian la primavera y también con las hojas que desprende el otoño. Por eso hace reír a los más pequeños siempre que puede y sonreír a los ancianos. Por eso y porque como ella, siempre hay gente que recuerda a cada instante qué sentido y valor tiene eso que se llama vida. 



1 comentarios:

Nenu Rubn dijo...

Qué buena reflexión..transmite un buen rollo tremendo!!Me gusta muuucho tu forma de narrar, te envuelve :-)

Publicar un comentario en la entrada

Labels